viernes, 24 de noviembre de 2006

Nº 011

Siempre se relaciona como dos expresiones de los mismo a Dios y a la Religión, y a la ciencia como enemiga. ¿Será cierta estas relaciones populares?, ¿Dios abra querido que se creen las iglesias?, ¿Conducirán las iglesias a Dios?, ¿Es explicable Dios?, ¿Existe Dios?, ¿Existimos nosotros?.
Bueno ciertamente podemos decir que responder a estas preguntas tan concretas con absoluta certeza seria sobrepasar nuestra naturaleza humana, pero hay personas que pensamos distinto a las corrientes populares de pensamiento. Grandes como Arquímedes, Leonardo Da Vinci, Newton, Einstein, entre otros tantos, nos han mostrado que a las personas que piensan distinto se las consideran locos, pero son los únicos capaces de producir algún cambio en este mundo. Quizás Moisés fue uno de estos hombres.
Lo invito a olvidar por unos instantes sus creencias mas profundas y a abrir la mente, quizás la realidad como nos las han contado puede no ser del todo correcta o completa... Piense, reflexione, no pregunte a otro humano, usted tiene la respuesta en su corazón, debe buscarlo en lo mas profundo de este, porque normalmente tiene una capa superficial de confusión (metafóricamente hablando). Como dijo un gran pensador "Creer a priori es de crédulos, negar a priori es de necios, investigar es de sabios".
¿Que o quien es Dios?, ¿Quien fue Jesús?, ¿La Virgen María?, ¿El espíritu Santo?. Preguntas que seguramente un sacerdote o cura no tendría problemas en responder, pero ¿serían del todo ciertas esas explicaciones?, quizás podríamos estas viviendo todos engañados ¿no lo cree?, ¿que piensa? Dígalo! al que este allí, si no hay nadie dígaselo a usted mismo! no se calle, grítelo!.
Dios es Amor, ahora piense, le agrada profundamente realizar las doctrinas que realiza (si las realiza), ¿es un placer realizarlo?, probablemente no tanto, entonces si Dios es Amor, él no hizo las doctrinas para que no gocemos con ellas, estas fueron un astuto plan para decir aquello que esta bien y aquello que esta mal, pero lastimosamente las instituciones religiosas las han alterado hace ya miles de años y el resto de la población lo ha creído todo este tiempo... habrán habido algún tipo de interés político-socio-económico-militar en aquella época para hacerlo, lastimosamente nunca lo sabremos...


Un pensamiento nocturno, ¿es verdad? no se.

Publicar un comentario