miércoles, 21 de enero de 2009

Nº 022

La mediocridad
debería ser motivo de vergüenza y no de orgullo,
como ocurre en esta sociedad vulgar.

Lastimosamente por estos días y por estos lugares, parece ser mas importante la mediocridad que la excelencia. Espero que mi visión sea limitada, para de esa manera estar equivocado en esta afirmación.

Publicar un comentario