jueves, 28 de mayo de 2009

Nº 028

La felicidad plena es una hermosa utopía,
debido a los dilemas que la vida nos pone a diario.

Ocurre tantas veces que debe elegirse entre dos situaciones o dos caminos, donde en ambos tenemos mucho por ganar y mucho por perder, y solo nos queda optar por el mal menor, no pudiendo así tener una felicidad absoluta...

Publicar un comentario