miércoles, 19 de agosto de 2009

Nº 029

La importancia de nuestra acción
suele proporcional al pesimismo del entorno.

En la vida son importantes los alagos para nutrirse de energía, pero también son importantes los desalientos para conocer la envergadura de nuestro accionar. Note que la proporción puede ser directa o inversa, es decir, aveces el pesimismo del entorno se opone sin argumentos sólidos y aveces con toda razón.

Publicar un comentario