viernes, 21 de mayo de 2010

Nº 053

Una serie de detalles en los momentos justos de un día cualquiera,
pueden transformarlo en un excelente día.

El día no es excelente por serlo, sino por la magnitud de sus eventos (adaptando Nº 023 y Nº 025). Muchas veces ocurre que en un día cualquiera, se dan una serie de detalles en los momentos justos que hacen que ese día se transforme en un excelente día. También puede ocurrir que esos detalles arruinen por completo ese día.

Publicar un comentario