domingo, 18 de julio de 2010

Nº 060

Hay una tenue llovizna que se precipita desde los cielos, hasta alcanzar la tierra donde infiltra al encuentro con las demás gotas que la acompañaban.

Poesía inspirada en una hermosa e insistente llovizna que colmaba los cielos.

Publicar un comentario