lunes, 30 de agosto de 2010

Nº 065

Las competencias incentivan pero segregan.

Muchas veces competir suele ser un muy buen incentivo para realizar algo, sin embargo, las competencias también suelen ser excelentes "caldos" de separación, donde algunos poco sirven y el resto no. Es mejor sumar que restar los esfuerzos, trabajando en equipo y no separando en ganadores y perdedores...

Publicar un comentario