lunes, 1 de noviembre de 2010

Nº 072

La mente puede estar agotada, el cuerpo exhausto, pero el alma siempre debéis de tenerlo vibrante o dejaréis de estar vivo.

Una conclusión luego de varios días muy agotadores...
Publicar un comentario