lunes, 22 de julio de 2013

Nº 101

Hay regalos que valen muchísimo mas que su valor económico;
es la persona, la intensión, el contexto y la razón
lo que lo vuelven invaluable.

Reflexión de un extraordinario regalo recibido de uno de mis mejores amigos.
Publicar un comentario