jueves, 1 de febrero de 2001

Nº 001

No importa la operación,
sino el resultado.

En la vida, toda acción tiene distintas formas y métodos de llevarse a cabo y el fin último es el objetivo de dicha acción. Es de tener en cuenta que si el objetivo es verdaderamente legítimo no importará las acciones que lo produjeron. Cabe aclarar que no puede aplicarse a objetivos falsos, es decir, el fin no justifica los medios.

Publicar un comentario