sábado, 21 de agosto de 2010

Nº 064

El tiempo cicatriza las heridas que no estaban infectadas.

Además de ser una aseveración biológica, en las cuestiones sentimentales (por analogía) ocurre que el tiempo cura solo aquellas cuestiones que se hayan resuelto, las además, solo las empeora. Los sentimientos hay que dejarlos fluir, canalizándolos de manera adecuada para que no se amplifiquen descontroladamente pero sin reprimirlos, ya sean estos buenos o malos, ya que los extremos no son buenos (Nº 057).

Publicar un comentario