viernes, 29 de octubre de 2010

Nº 071

El silencio de una tarde gris armoniza con la sonata de una lluvia.
La melancolía se ve eclipsada por la pasión.
El amor fluye como un torrente de agua de imponente fuerza.
Los aromas danzan con los sonidos en perfecta sincronía.
Allí, donde las almas se fusionan y el tiempo se detiene, se conforma una perfecta sinfonía...
Amad!!! que la vida es muy corta...


Mi imaginación llevada por el hermoso día, gris y lluvioso, recorría los detalles de un apasionado encuentre entre dos amantes...
Publicar un comentario